Arcos Rojos

Arcos Rojos

Museo Guggenheim Bilbao
Daniel Buren
2007

La escultura de Daniel Buren hace que la estructura del Puente La Salve sea menos brutal pero más visible. Para esto ha diseñado una pieza vertical perpendicular al mismo y recortada por tres círculos situados a igual distancia los unos de los otros, que quedó inaugurada coincidiendo con el Décimo Aniversario del Museo.

La obra crea un círculo central que circunscribe la carretera, así como dos semicírculos que se completan con el reflejo en el agua y en el aire. La superficie es de color rojo mientras que los bordes exteriores de la pieza e interiores de los arcos están rayados verticalmente por bandas alternativas negras y blancas. Estos bordes están constituidos de un material translúcido que permite integrar los juegos de luz por la noche.

El autor ha tenido en cuenta las diferentes propiedades del contexto para su creación. La primera es que el lugar se sitúa en la entrada inmediata del centro de la ciudad por lo que el círculo central toma, en efecto, esta función. La segunda es la presencia del Museo cuya arquitectura conjuga formas curvas y verticales. Los bordes externos de la estructura producen verticalidad y los círculos, la curvatura. La tercera es la presencia del titanio que produce un reflejo de color suplementario en el titanio. La cuarta es la presencia de la ría que refleja la obra y puede prolongarla. La quinta, y última, es la circulación de coches en el puente que producen juegos de luz horizontales. El autor ha colocado sobre los bordes externos e internos juegos de luz verticales que crean un diálogo con los vehículos que transitan por la calzada del Puente.

UBICACIÓN