Monumento a Juan Crisóstomo de Arriaga

Monumento a Juan Crisóstomo de Arriaga

Exterior del Museo de Bellas Artes
Francisco Durrio
1933

Obra del escultor Francisco Durrio de Madrón, escultura dedicada al músico Juan Crisóstomo Arriaga con motivo del centenario de su nacimiento. Conjuga elementos arquitectónicos y figuras alegóricas. Para la figura se eligió a Melpómene que llora la temprana muerte de Arriaga. Según las hojas repartidas durante la inauguración “La musa del Arte eleva su queja al infinito por la muerte prematura del Genio”. Sujeta una lira contra su pecho, de la que mana agua. En 1948 se retiró de la visión general de los bilbaínos hasta 1975, año en que fue repuesta a su entrada.

UBICACIÓN